Nació en la ciudad de Panamá, el 9 de agosto de 1817 y murió en Colón, el 23 de febrero de 1896. Fue hijo de Mariano Arosemena, prócer de la independencia de Panamá de España. Luego de sus primeros estudios en el Istmo, ingresa al Colegio San Bartolomé en Bogotá, Colombia, donde se gradúa de Bachiller en Humanidades y Filosofía en 1833, y pasa a estudiar Derecho en la Universidad Central donde recibe el diploma de Bachiller en Jurisprudencia en 1836, para continuar en la Universidad de Magdalena en la cual obtiene en 1837 el título de Doctor en Jurisprudencia. Don Justo Arosemena Quesada fue un gran estadista, que destacó como político y parlamentario, como jurista y como diplomático. Fue Diputado, Senador, Presidente del Estado de Panamá, Ministro de Relaciones Exteriores, y Embajador en Perú, Venezuela, Estados Unidos y Francia. Su aproximación a los problemas políticos y sociales se caracterizó por ser científica, de forma que produjo obras como Apuntamientos sobre la Ciencias Morales y Políticas (1840), uno de los primeros textos de ciencia política y sociología de Hispanoamérica. Es autor de El Estado Federal de Panamá (1855), una de las obras claves en la argumentación histórica, jurídica, política y económica, respecto de la identidad panameña, que sirvió y sirve aún hoy para reconocer a su autor como Padre de la Nacionalidad. Como diplomático se ocupó de las relaciones internacionales desde distintas asignaciones, y fue responsable de unos estudios sobre la idea de una liga americana (1864) de gran significado para el impulso de las ideas sobre la integración regional. Como jurista se destacó en diversos campos, incluyendo de forma especial el derecho constitucional, habiendo contribuido a la redacción de numerosos textos constitucionales (incluido el Proyecto de la Constitución del Estado del Istmo, de 1841), y en la publicación de obras tan importantes como Constituciones Políticas de América Meridional (1870), uno de los primeros trabajos de derecho constitucional comparado del continente.